martes, 26 de junio de 2018

A la carcel - Chistes de vascos

Un gorrión de Bilbao que va por la carretera, pasa una moto y le da un golpe con el casco.

 El motorista se da la vuelta y tras ver que el gorrión aun respira se compadece y lo lleva a casa. 
Lo mete en una jaula, aun inconsciente y le coloca un poco de agua y un poquito de pan. 
Se marcha a trabajar y lo deja allí inconsciente. 

El gorrión comienza a volver en si, y medio atontado mira a su alrededor y ve el pan … Ve el agua … Ve que esta rodeado de barrotes… Se lleva las alas a la cabeza y grita: 

-¡Mi madre!. Que me he cargao al de la moto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario